CON LA LLEGADA DEL FRIO TAMBIÉN HAY QUE CUIDAR TUS PIERNAS

A pesar de que durante el otoño y el invierno nuestras piernas no están sometidas al calor del verano, entramos en una dinámica de actividad que hace que pasemos largas jornadas permaneciendo de pie o sentados en nuestro entorno laboral. En estas circunstancias nuestras piernas sufren, y merecen ser cuidadas. De esto dependerá en gran parte como se comporten cuando el calor haga su aparición de nuevo.

Os traslado mis consejos para un mejor cuidado de las piernas durante esta época del año.

Recomendaciones